miércoles, junio 18, 2014

HIJOS




Somos hijos de nuestros padres, hasta que somos hijos de nuestros hijos. Aprender a vivir es aprender a recibir. Para transmitir la vida, hay que saber recibirla. Nunca pregunté a mis padres porqué me tuvieron, porqué quisieron recibirme. No sabrían decirme porqué. Soy superior a su razón. Soy más allá de la razón, corazón. Siempre sostenido por el corazón, al final, es eso. Soy la intuición de mi madre, la esperanza de mi padre. No sabían quién sería su hijo. Echar un boleto a un futuro más grande, donde el cariño roba espacio al tiempo, a las obligaciones, al dinero. Eso fui yo y lo sigo siendo para ellos. Intuir, esperar, amar. A tientas buscaban darle compañía al Mundo. Su mundo les gustaba, pero no les llenaba. Era y es una caja de zapatos grande, llena de técnica, economía, de datos triturados por un procesador que van del cero al uno y viceversa. Les faltaba algo. Y cuando llegué yo, se les quedó pequeña aquella esperanza. Soñaron más, con más valentía aún. Y siguieron haciendo añicos su razón, metiendo sus planes, su libertad, su dinero en una botella lanzada al mar inescrutable del futuro improbable de sus otros hijos que no tardaron en llegar.

Mis padres sabían que sería más de lo que ellos sabían. Sabían que después de nacer yo, su corazón sería más grande que su corazón. Y eso para ellos valía la pena. No hay tiempo para transmitir toda la experiencia de toda una vida durante un número corto de años, hasta que te vas de casa. Pero sí hay tiempo para sentirse querido y corregido, aceptado. Para echarte de menos, cuando lo tienes todo, pero todo resta, porque no estás tú. Cuando yo llegué, estaba más allá de su mundo. Era más grande que los telediarios, más grande que el Sputnik. Mi corazón latía al lado del de mi padre, acompasado al de mi madre, mientras JFK sonreía por el televisor. Mi futuro era su esperanza incierta. Mi libertad era su servidumbre hacia mí. Me encontraba muy cerca de ellos, pero ellos sabían que algún día estaría más lejos que aquel JFK que asomaba por la pantalla del televisor. Lejos, pero más dentro de ellos que nada de lo que haya existido jamás. Se tienen hijos, porque se tiene esperanza. “El hombre no puede vivir sin esperanza, porque su vida condenada a la insignificancia, se convierte en insoportable” (Juan Pablo II). Les doy gracias desde aquí. Lucho para seguir aprendiendo de ellos, para no defraudar su esperanza.  

martes, junio 17, 2014

Ya sé







Ya sé:
no soy aquel que tu creías
no cubro las expectativas

Saben en el Cielo
que el tortuoso camino
que te atrapa en mi destino
no está sometido a la suerte
va más allá de este camino
por encima de la muerte

En el suelo estoy, caído
mil veces rehecho,
me levanto sin miedo
con tu palabra en el pecho
mi corazón late fuerte
va más allá de este camino
por encima de la muerte

yo te quiero
sin medida
con amor sincero

lunes, junio 02, 2014

ZOMBIES

 

 
 
La abdicación del Rey es un hecho extraordinario, pero esperado. Su salud así lo reclamaba. Pero no sólo era una cuestión de salud. La Corona no ha estado a la altura de la crisis. La gente percibía que el Rey se lo pasaba en grande con los que mandan, mientras que ellos lo estaban sin seguro de paro, desahuciados de sus casas. Se percibe con fuerza que el vértice de nuestro entramado institucional está totalmente corrompido, donde los cargos se cambian como cromos, donde se cobra en BUn sistema que dirigido por una claseextractiva que no nos representa, porque vive en otro mundo.

Todo ha estallado en las elecciones europeas.Arriba, nadie se había enterado, porque las asociaciones trabajadores, empresarios, intelectuales, funcionarios, familias, profesionales,etc, que en cualquier democracia sana son la correa de transmisión de los problemas y propuestas de la sociedad, están secuestradas por el poder político que las controla con las subvención, y las excluye de los debates. Hasta que una mañanase levan se levantan de la resaca electoral, y ven que esto va en serio, ven a un tipo con coleta enseñando los colmillos, dispuesto areventar el sistema. Y asustados, proyectan los votos de las europeas y observan que Pablo Iglesias, va a subir mucho, mucho en las elecciones del año siguiente. Y se ponen las pilas temblando, porque ven que esto se va al garete. Y eso es lo malo y lo bueno de la situación.

A partir de ahora, vamos a ver política de verdad. Debates de ideas mezclado con demagogia a cara de perro. Jóvenes que nadie conoce, excluidos de nuestro sistema laboral, hartos de mentiras, sobradamente preparados intelectualmente pero con poca experienciaque invaden la escena pública mientras que los que estaban sentados miran asustados sin entender lo que pasa. Viene lo peor y lo mejor. Vuelve el discurso, las propuestasarriesgadas. Nos la jugamos. Y todos estosArriolas, expertos chupatintas que cobran un pastizal del régimen ultra-relativista en el que vivimos, se irán por el desagüe. En unos meses. PP y PSOE son ahora mismo unos zombiesandantes. El PP más que el PSOE. Porque como dijo Flaubert, la burguesía se caracteriza por el pensamiento bajo: el dinero, los placeres. El encefalograma plano. Y eso se acabó. Comienza otra época. Para bien o para mal. Depende de nosotros. No de ellos. De nosotros. Participen, muévanse políticamente. Si no lo hacen, luego no se quejen.

martes, junio 11, 2013

GRACIAS, RAFA


Pincho el periódico. Todo es derrota. Y lo que más duele. Tengo la sensación de que el siglo XX y el que nos ocupa no cree en el arte, en la belleza. Veo una entrevista a Álvaro Pombo, escritor de larga carrera. Y atrapa esa sensación con la maestría del músico que lleva toda una vida afinando las cuerdas de las palabras, diciendo que “la idea del amor, como la de Dios, es imposible”. ¡Ay!

Sigo leyendo, y cuentan que un artista callejero pintó en una pared de Londres a un niño esclavo cosiendo dos banderas inglesas, reflejo de este asqueroso capitalismo global que no paga impuestos y esclaviza a niños en Bangladesh. Increíblemente arrancaron el trozo de muro de la pintada, y se la llevaron a Miami donde ha salido a subasta a un precio de 500.000 dólares. No hay mejor metáfora para nuestra época: un artista callejero grita en un muro. Unos chorizos de guante blanco arrancan legalmente (no tiene dueño) la pintada y la subastan en la cuna del capitalismo. Pero gracias a eso, la denuncia escapa del muro y llega a las pantallas del mundo. El arte derrotado y prostituido por el dinero, a pesar de todo, sigue gritando.

Sigo leyendo y veo un artículo que habla de una exposición del escultor Alberto Giacometti. Sus esculturas extremadamente alargadas y tristes, encarnan el agotamiento del hombre contemporáneo dueño de una razón técnica poderosa, que le hace alargarse, elevarse más allá del cuerpo, pero que ha perdido el sentido, a la que se le ha escacharrado la brújula. El hombre contemporáneo mira para arriba con el cálculo y la técnica, se estira, pero se sabe derrotado y triste, porque no hay un último amor, no hay Dios, no logra despegarse del suelo. No hay equilibrio de la razón, no hay co-razón. Y por eso ahoga y censura una y otra vez la pregunta de Leibniz ¿por qué existe el ser y no la nada? De ahí que el arte contemporáneo no refleje casi nunca equilibrio ni proporción. Desde la música estridente a la deformación de los rostros de Francis Bacon, desde los gordos de Botero a los nidos de autopistas de seis carriles. La nuestra es una razón sin corazón. Y el corazón es el que intuye la belleza. Como decía el gran poeta indio Tagore, una razón toda lógica, técnica, es como un cuchillo sin mango: hiere a quien lo empuña.

Ya cansado, doy una última oportunidad a mi sed de algo bello y grande en este día pequeño. Y aterrizo en la sección de deportes. Y allí está el gran Rafa Nadal ante Djokovic, ante Ferrer. Y el periodista desahoga toda su rabia y comienza a describir la gesta épica de Rafa Nadal en Roland Garros. Una gesta que muestra la sed inmortal de belleza y de justicia: dos hombres enfrentados en igualdad de condiciones y reglas, sin trucos, sin dopajes. Más allá de la gloria y del dinero, luchan por la perfección, por la victoria justa que siempre es la única victoria grande. La lucha de personas de carne y hueso que llegan casi al límite de la perfección. Hombres imperecederos. El deporte, bien lo sabían los griegos, es la cuna del arte. Héroe de carne y hueso, que superó a su rodilla. Héroe que se desfondó cuando sus padres se separaron, que renació cuando sus padres se reconciliaron. Ser humano. Lleno de técnica, de trabajo duro, de cálculo y de fuerza. Lleno de pasión y de cariño; de un elevadísimo sentido de la justicia y la belleza. Gracias Rafa. Rafa es sencillamente así. Quiere superarse. Por amor a la belleza. Porque tiene corazón. Y por eso, tiene razón.

jueves, junio 06, 2013

Yo siempre te quise, siempre te querré, siempre volveré a ti


Yo siempre te quise
y nunca te olvidé
aunque
a veces parezca
que no estoy
sigo respirando por tus labios
porque
cuando no me hablas
no corre el agua de la vida
por mis venas

Siempre estuve aquí
para ser contigo

El camino nos ha dejado
rotos
el sol nos ha dejado
quemados

Por eso, es ¡ahora!
cuando necesitamos volver
a ese territorio sólo nuestro
a ese tú en mi
y yo en ti
donde sólo se oiga
el rumor de las olas suaves
de mi corazón
que se gasta alegremente
en la playa infinita de tu cuerpo

Etiquetas:

martes, abril 02, 2013

Mi Corazón





Mi corazón es tan pequeño
y el mar tan grande
pequeño es el tiempo
e infinita es la vida

Mientras sonríes, pienso
que difícil fue conocerte
¿cuantos trillones de veces tropezaron
mis átomos en las estrellas
antes de llegar a ser nosotros?

Eres lo más grande
y te has hecho el más pequeño
pero mi alma es,
lo que yo te ame

Dejar de aprender cosas
no hay tiempo
además, ya lo vi todo
conocer sólo lo imprescindible
para ser feliz:
Tú,
ella
los hijos,
mis padres,
los amigos

Que pequeño es el mar
lleno de vacío
como el cosmos infinito
no me hace falta
sólo tu Nombre
aplaca
la sed del mar
da paz
a la maldad
refugio
a la inocencia
comprensión
al corazón del amigo


Etiquetas:

miércoles, febrero 20, 2013

BENEDICTO.... ¿porque?


Estaba trabajando cuando me llegó un email de un gran amigo mío que es ateo. Y como sabe de que pie cojeo, me manda un emilio urgente: “¡¡El Papa Benedicto ha renunciado!!”. Por supuesto, no me lo creí. Pero como trabajo con ordenador, comencé a abrir pestañas y a poner los buscadores a toda mecha. Quería confirmaciones. Todos los medios españoles online daban la noticia. Me metí en la CNN, y bingo, también lo daba. Fue como un mazazo. Por último, entré en la pagina web de la agencia de noticias del vaticano, y allí estaba la confirmación. Otro mazazo.

Ya por la tarde leí la breve alocución de renuncia en calma. Era algo inaudito. Yo soy alemán de corazón, y quiero mucho a este Papa y al que fuere. Y sé que este hombre es un grandísimo teólogo, grandísimo intelectual, sabio donde los haya. Es la humildad en persona. Enamorado de Jesucristo. No podía entenderlo, pero si alguien sabía lo que había hecho, era él. El Papa acababa de terminar su trilogía sobre Jesucristo, que había comenzado por la vida pública, muerte y resurrección para terminar por el principio de la vida de Jesús, porque según comentó en alguna ocasión, no sabía si Dios le daría el tiempo. Ya percibía que le faltaban las fuerzas. Yo acababa de leer esta última joya escrita con un estilo sencillo, pero que tiene muchísimas capas de profundidad. En una entrevista reciente, Peter Seewald el amigo periodista que ha pasado muchas horas de entrevista con el entonces Cardenal Ratzinger y el ahora Benedito XVI, ha dicho que mientras le entrevistaba para otro libro, lo encontró mucho más delgado y frágil, aunque no enfermo. Ha perdido la visión en su ojo izquierdo, y está perdiendo audición en un oído. Hace unos años le instalaron un marcapasos.

Pero sobre todo, el Papa ha renunciado porque no se ve con fuerzas para realizar la tarea fundamental, la Nueva Evangelización. A finales del año pasado, terminó el Sínodo para la Nueva Evangelización, verdadera piedra angular de la Iglesia del Siglo XXI. Y en Julio de 2013 hay una cita ineludible del Papa con los Jóvenes en Río de Janeiro, la Jornada Mundial de la Juventud, el verdadero fruto del Concilio Vaticano II. Pero el Papa no podía ir. Los médicos le habían prohibido hacer viajes trasatlánticos.

Benedicto XVI fue elegido en uno de los Cónclaves más rápidos de la historia, en medio de una conmoción mundial tras la muerte de Juan Pablo II. Los cardenales tenían que atravesar mareas humanas para llegar al Vaticano. Obedeciendo se vio obligado a aceptar. Su hermano George, se enfadó mucho de su elección. Tenía preparado un sitio en su casa, un retiro rodeado de libros y un piano. Pero Dios tenía otros planes. Él mismo se consideraba a sí mismo un Papa de transición, como Juan XXIII. Igual que  Juan XXIII, que anunció en 1959 a un grupo de cardenales su intención de convocar un Concilio tras una ceremonia litúrgica en San Pablo Extramuros, dejando a todos con la boca abierta, Benedicto XVI ha anunciado su renuncia de forma sorpresiva, aunque lo llevaba meditando desde hace tiempo. Ya en 2009, había dejado encima de la tumba de San Celestino, un papa santo que renunció al papado, el palio papal. Ha sido una decisión tomada en conciencia, tras rezar intensamente durante más de un año. El dilema moral le ha dejado agotado, porque es una decisión muy grave. Por un lado veía claramente que la Iglesia necesitaba una persona vigorosa, para hacer esa Nueva Evangelización, porque para lograr eso hay que gobernar con firmeza la Santa Sede, viajar, comunicar y desplegar una intensa actividad, cosa que él no podía. Por otro lado, suponía romper con una tradición continua de la Iglesia, que puede provocar la ruptura de la unidad de la Iglesia, porque si un Obispo de Roma dice una cosa y otro Obispo emérito de Roma dice otra, causaría una confusión enorme entre los fieles.

Respecto al primer dilema, parece prudente reformar la administración de la Santa Sede y de la Iglesia en general para lanzarse a esta inmensa tarea, la Nueva Evangelización. Hay que abandonar decididamente las aguas superficiales del mantenimiento institucional, como dice George Weigel. La Contrareforma ha acabado y estamos en una nueva era. Las actitudes de autosuficiencia, el apoyo en el poder político, los grandes medios a nuestra disposición, se han acabado.

En 1969, al poco de terminar el Concilio Vaticano II y unos meses después de la decisiva Revolución de Mayo del 68 y de aterrizar el primer hombre en la Luna, el joven teólogo Ratzinger que había acompañado al Cardenal Frings al Concilio como asesor en cuestiones teológicas, predicó una serie de cinco homilías que se emitieron por la radio y que más tarde se han publicado en inglés bajo el título de “Faith and Culture” (Fe y Cultura). En dichas homilías advirtió proféticamente que la Iglesia de finales del siglo XX y del siglo XXI sería una Iglesia con muchísimos menos miembros, que se vería obligada a abandonar muchos sitios de culto, cuya influencia en las decisiones políticas pasaría a ser prácticamente irrelevante. Pero al mismo tiempo advirtió que una nueva Iglesia aparecería y que sería una Iglesia “más sencilla y más espiritual”. El joven teólogo estaba convencido de que la Iglesia estaba pasando por una era similar a que se produjo en la historia humana en el momento de la Ilustración y la Revolución Francesa. Para Ratzinger el momento histórico del Concilio Vaticano II y de Mayo del 68, era un momento decisivo sin precedentes en la historia de la Iglesia y la Humanidad. El joven teólogo llegó a afirmar que “este momento histórico que vivimos es un punto de inflexión tan decisivo que el movimiento desde la sociedad Medieval a la Modernidad me parece, en comparación, insignificante”.

La tentación de la Iglesia del Post-concilio de transformarse en una ONG de trabajadores sociales, secularizada y sujeta a los vaivenes políticos y económicos y morales dictados por las élites de la tecnoestructura burgues-liberal desde los medios de comunicación de masas, ha ido desapareciendo en las décadas posteriores al Post-Concilio. La labor de aquellos que desde dentro de la Iglesia relativizaron la Fe y la moral, se ha disuelto. No ha dado fruto, es decir, no ha sido seguida por las nuevas generaciones, que han abandonado la Iglesia en masa. Ese relativismo buenista, esa moral laxa, no ha producido fecundidad ni vocaciones. La Iglesia está para salvar almas, y salvar almas significa que conozcan al Dios revelado en la Escritura, la liturgia, la oración y los sacramentos, verdadero corazón de la Iglesia. La vida contemplativa, los religiosos de clausura, siempre han sido el tesoro de la Iglesia. La adoración a Dios es lo que salvaguarda al hombre. No existe la Iglesia sin la oración, sin los sacramentos. Y de ahí nace la caridad. El servicio.

La Iglesia actual ya es más pequeña. Las bodas canónicas “reales” ya son una minoría. El número de fieles se ha reducido y se reducirá aún más, y eso llevará asociado la pérdida de privilegios sociales, pérdida de edificios, pérdida de relevancia social, de instituciones educativas que eran “supuestamente católicas”. Las estructuras de la Iglesia que fueron construidas y apoyadas por el Estado Confesional surgidas de la Contrareforma, desaparecerán. El catolicismo recreativo, ese que reserva una hora de ocio semanal los domingos, desaparecerá.  Llegó la hora del catolicismo vivido cien por cien, donde la oración y los sacramentos con como el respirar, donde con la alegría, la sinceridad, la caridad allí donde estemos, daremos testimonio en un mundo que no tiene futuro, que está deshecho. Como afirma el Cardenal Schönborn, una sociedad que apuesta por la anticoncepción, el aborto, y el matrimonio homosexual, más allá de las consideraciones morales, es una socidad que ha dicho no al futuro.

Bienvenida sea la muerte de todo este edificio de cartón piedra, de gente que es católica por tradición, por costumbre, por aburrimiento. Es hora de implicarse. La Iglesia del futuro, advertía ya entonces Ratzinger, es una Iglesia de pequeños grupos, de movimientos minoritarios pero vivos y encendidos de amor al prójimo, donde la Fe ocupa el centro de la vida. Es la Iglesia de la Nueva Evangelización, un lugar donde por cierto, hay muchos jóvenes que buscan la verdad auténtica, no grandes estructuras vacías, actitudes de suficiencia. Menos es más.

El Papa sabe, y lo acaba de decir a los seminaristas en Roma, que el verdadero Concilio ha emergido cada vez con más fuerza, y que el Concilio virtual, el Concilio interpretado bajo la hermanéutica política de las democracias burgueses-liberales, ha muerto. Ahora emerge el verdadero Concilio, y ahora es el momento histórico para reconstruir todo desde abajo.  Ahora, es el momento de reformar y renovar la Iglesia de verdad, pero para servir a la Iglesia como ella necesita ser servida, hay que actualizar los instrumentos y los medios. Y Roma no funciona bien. Los escándalos del Vatileaks, la pederastia, losLegionarios, las sucesivas meteduras de pata de comunicación, el intento fallido de reforma de las finanzas, etc, etc, lo confirman. Hace falta una mano joven, con dotes de mando. Porque los jóvenes están fuera, y la Evangelización está esperando. Sencillez evangélica.

Al renunciar, el Papa ha recordado con hechos que el Papado no es el puesto de un monarca absoluto, entre otras cosas, porque gracias a Dios, la Iglesia ya no tiene los Estados Pontificios, ya no tiene poder militar, ni económico, y casi ningún poder político. Sólo tiene voz moral. Solo puede pedir, comunicar, proponer, dar ejemplo. Es decir, servir. Por eso, con este gesto, Benedicto XVI ha reforzado el Ministerio Petrino como “servicio”. No creo que a partir de ahora los Papas renuncien a partir de una edad de forma automática. Eso será una potestad que deberá administrar cada Papa. Pero ya no será una excepción. Se pondrá, en primer lugar, la capacidad de servir a la Iglesia. Mientras Pedro no renuncia, es Pedro. Solo puede renunciar libremente el mismo Papa. Si renuncia, otro es elegido para servir a la Iglesia, que no es la Iglesia de Pedro, sino de Jesucristo.

El teólogo más respetado del siglo XX por el mundo católico, el protestante y el ortodoxo, ha dado ese paso. Es la persona más preparada, la que mejor conoce las leyes y la teología y la Palabra Revelada. Si lo ha dado, es porque Dios se lo pedía, y porque se podía hacer. Y la renuncia va más allá de Roma. Esa renuncia, abre también las puertas a la unidad con la Iglesia Oriental. Los ortodoxos necesitarán tiempo para asimilar un gesto de este calado. Pero sin duda producirá frutos de unidad. Ya no es el Papado de Roma contra los Patriarcas. Se trata de servir, de acercar a las almas a Dios con los sacramentos y la liturgia de la Iglesia, no de encerrarnos en privilegios y en tronos, y en yo-soy-mas de Pablo que de Apolo. Mientras el pulmón oriental y el pulmón occidental de la Iglesia luchaban entre sí, el escándalo de la división plantó la semilla de una sociedad donde la religión y la creencia en Dios era visto como la causa de la guerra, del odio y del mal. Así se construyó una sociedad donde Dios ya no tiene cabida, una sociedad llena de leyes y grandes principios listos para funcionar, pero que no puede acoger al hombre de carne y hueso, desde que nace hasta que muere, que no es capaz de darle esperanza y luz.

Otro gran Papa, San Gregorio Magno, se denominó a sí mismo como “Servus servorum Dei”, siervo de los siervos de Dios. La sede de Pedro es para servir a la Iglesia.  No es de extrañar que San Gregorio fuera el que dirigiera con mano firme a la Iglesia en un momento histórico en el que la Iglesia Católica había sido reducida a un rincón oscuro del sur de Europa mientras los bárbaros destruían todo lo construido por la civilización Romana. Pero con este espíritu, logró sentar las bases de una Evangelización que llegó a extender la Cristiandad siglos más tarde hasta los últimos rincones del continente Europeo.

Con este gesto de un Papa Santo, el Espíritu Santo no se dejará ganar en generosidad. Seguro que el nuevo Papa dará un empujón definitivo a la Barca de Pedro, y dirigirá con seguridad el timón mar adentro para convertir y evangelizar el mundo del siglo XXI. Ecclesiam tuam semper reformanda, Domine!


viernes, febrero 15, 2013

BENEDICT …. ¿WHY DID YOU DO THAT?





One of my best friends sent me an urgent email on February 11. The Pope has resigned! Off course, I did not believe it. Another half-baked truth of the media, I thought. But my friend is one of my very-close buddies. We get very well along, and he knows my interests and feelings by heart. My never-married, hence, never-divorced friend, is a father of a 4 year old kid, fighting with his non-ex-wife about who does what and how for the child. A typical pseudo atheist. No wonder he is amazed about my strange catholic faith, my easy-going life attitude. No wonder I can’t take my heart out of his life. We both run through the same tunnel. We both suffer and bleed whilst we sail through the uncharted waters of life. But only one of us has received the gift of faith. It’s an undeserved gift handed over to me when I was in my first teens, a fire torch that enlightens our tunnel. And such faith has for me, three untouchables: Jesus Christ, Our Lady the Virgin Maria and the Pope. No one should dare to put his hands on any of them. These are solid rock pillars, buried in the very bottom of my being.

Since he knows me by heart, he knows my heart. He guessed that such news would shake up my body and soul. He guessed well. They did. I laid stunned on my chair. Sadness and despair shook up every cell of my body. At the same time, my  head started to understand quickly who had done what. It was Benedict XVI, was one of the most brilliant theologian of the Catholic Church of all times, God’s humblest and wisest  servant. In short:  he is a saint. And that’s why I knew he had done the right thing.

Furthermore, I kept crying, and I still do, for the crushing dilemma this man has taken upon his shoulders. He is a Pope literally, at crossroads. He is the very Vicar of Christ nailed at Christ’s Cross. Because, Benedict XVI knows that the Church must sail deep into the sea of the Twenty First century by reforming itself by adapting its structures to the new postmodern world. At the end of last year, the Synod of Bishops for the New Evangelization took place. On July 2013, millions of young people will meet at the new World Youth Day in Rio de Janeiro, Brazil. It is clear that Christ is looking for the young. And his Church has to put herself on track. Benedict knew that he could not travel to Rio de Janeiro, because the doctors had warned him.

On the 50th anniversary of the Second Vatican Council, the Pope announced the start of the Year of the Faith. In an unscripted speech he stated that “the immediate impression of the Council that got through to the people, was that of the media which “saw the Council as a political struggle, a struggle for power between different currents within the Church” an interpretation that is “outside of the faith, with different hermeneutics … a hermeneutic of politics”. Such a view was “so dominant and more efficient that it “created many calamities, so many problems, so much misery. In reality, seminaries closed, convents closed, the liturgy was trivialized ... and the true council has struggled to materialize, to be realized”. Thus, the virtual Council was stronger than the real Council. But the real strength of the council was present. Such strength “has slowly emerged and is becoming the real power which is also true reform, true renewal of the Church”. And he continued: “it is our task to work so that the true Council with the power of the Holy Spirit is realized and the Church is really renewed”. Hence, now the time has arrived for true reform, of true renewal of the Church.

What a wise Pastor! What an incredible Man of God! Advised by the Holy Spirit, he knew that the right time had come to renounce the Papacy for love of the Church, so that a Pope better suited for the huge task of deeply reforming and leading the Church into the deep sea of the XXI century. The Counter-reformation Catholicism it’s over. It’s time to leave the shallow waters of institutional maintenance, to put out Peter’s boat into the deep sea of the World. We need an enlivened and smaller Church. Small and vibrant communities not big structures and empty buildings which are visited as museums. We’ve got the sails and the boat. Especially young people and people of good will are awaiting for Christ.

Back to basics. We need more simplicity. Take Francis of Assisi and so many others as an example. It’s time to reform the unsuited and old administrative structures, and maybe to put younger people in charge. The Church is here for winning the hearts of millions of souls for Christ. Young people thirst. Persons of good will thirst for Christ. We need a fire torch to cross the cultural meaningless tunnel humanity is currently walking through, a fire-torch that enkindles our hearts, knowing that there is a personal Christ who takes care of each one of us. Faith’s fire torch is there for giving light for all humans, not for showing off how much burning or heat power the Catholic faith is able to unfold. 

The Third Millennium has opened up for the Church. Only God knows what will trigger this renunciation for the Church’s future. His Church, God’s Church is more than ever in the hands of the Holy Spirit. 


Make Money Blogging